Yo, la profesionista.

 

Feliz 2016 amigos, espero hayan tenido fiestas increíbles, que la compañía de sus seres queridos haya sido maravillosa y llena de momentos de colección, para el álbum de los recuerdos.

En lo personal pasé estas fechas lejos pero no distante de la familia, siempre los traigo conmigo y a la mano en el grupo de whatsapp (sí, ese que todos tenemos y se vuelve de repente un talk show tipo Laura en América jaja). Pasé un fin de año con mi esposo y nuevos amigos, entre la plática, las botanas, el vino y uno que otro cuete  al momento de dar las doce campanadas, acompañadas obviamente de las famosas uvas, primera vez que hice esta tradición jaja, el caso es que uno de mis 12 “deseos” fue volver a mi vida profesional, de la que llevo algún tiempo desconectada…

No sé si sepan, pero soy Licenciada en Publicidad, de hecho hace 3 años que me recibí, me encanta la carrera y todo lo que he aprendido desde un inicio en ella, en base a mi profesión me he desenvuelto desde lo básico como medios impresos y redes sociales, hasta lo más divertido como es el branding, coolhunting y visual merchandising. Ya trabajé en la Fundación Rafa Márquez, H&M, grupo Reforma y en una agencia de publicidad y creanme en todos estos empleos me he sentido fabulosa, he aprendido muchísimo y de todos tengo grandes historias que contar.

La idea de esta publicación no es dejar aquí mi curriculum sino recordar esta faceta profesional que como mujeres de repente se olvida al pasar el tiempo. Aprovechar los estudios que tuvimos la oportunidad de concluir, realizarnos como profesionistas, incursionar en algún negocio, tener nuestras propias ganancias, poder de decir “tengo mil cosas que hacer” y que éstas no sean cocinar, lavar, hacer mandados, ir al mani y al pedi… en mi punto de vista, eso ya no es justo para nuestra YO PROFESIONAL.

Y no lo digo por que sea malo ser ama de casa, quizá haya quienes sean de lo más felices con ese estilo de vida, personalmente no podría acostumbrarme, no en esta etapa; ahora me encuentro en una búsqueda implacable de empleo, llegué a una nueva ciudad a finales de año, lo que complicó que hubiera vacantes disponibles, espero que con esas 12 uvas que comí, enero me traiga una sorpresa laboral.

Volviendo al tema ¿Qué pasa si estudiaste una carrera que no querías? Es súper común, conozco varias historias así, en donde desarrollarse profesionalmente no les ilusiona pero ni tantito, tienen empleos que no les entusiasman o prefieren olvidar que fueron a la universidad y quedarse en casa. Yo creo que de las situaciones más difíciles siempre habrá una solución y siendo el caso de una profesión frustrada, también puedes sacarle jugo. Quizá estudiaste contabilidad y tu sueño siempre fue ser veterinaria, podrías invertir en un negocio para animales y poder llevar tu los números de tu propia empresa. O puede ser el caso que no obtuviste una carrera, nunca es tarde para ingresar a la universidad, hay clases los sábados, las hay en línea, en precios súper económicos, ya de plano si no quieres enfrascarte tantos años, haz cursos y prepárate en lo que te gusta, puede que después de esto, te vuelvas una gran empresaria.

Quizá en realidad sí amas tu carrera, pero por alguna situación no puedes desenvolverte en ella, el trabajo que tienes es completamente ajeno a tu profesión, no hay vacantes en tu ciudad, quizá ya tienes hijos y quieres dedicarte al 100% a ellos, es súper válido; pero no te detengas, el mundo hoy en día nos abre miles de posibilidades, si eres nutrióloga puedes abrir tu club on-line de nutrición y atender desde casa con los niños a un lado, o quizá estudiaste diseño de modas pero en donde vives no hay opción de negocio, podrías vender tus diseños a tiendas fuera de tu ciudad y que ellos se encarguen de distribuirlos, digo ejemplos hay cientos, el caso es buscar siempre la manera mas práctica para desarrollarlos.

La visión profesional de una mujer, va más allá de una licenciatura, se basa en el instinto de supervivencia, de autoestima, de sentirnos útiles y lo mejor, recibir de esto una remuneración económica; es importante también recordar que al momento de trabajar emprendemos relaciones para toda la vida ya sean con compañeros de oficina o con clientes propios; cientos de historias pasan a diario en el mundo laboral, ¿Por qué nos estamos perdiendo de ellas?

Espero se más de una se haya sentido identificada con esta publicación, gracias por leerme en este nuevo post, espero me compartan situaciones!

Lindo inicio de semana, de año de metas por cumplir.

Alma A. Maciel.

Un comentario en “Yo, la profesionista.

  1. Almaaaaa no había visto este post. Definitivamente hasta ahorita eres el mejor recuerdo y la mejor historia que he hecho en la agencia. Un besote y una felicitación por este proyecto que sin duda alguna me da la oportunidad de seguirte conociendo más amiga. Tqm.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s