¿Cómo detectar una relación tóxica?

Es de lo más común saber de una pareja de novios controversial, ver como tu amiga cambió de la nada después de tener novio, darte cuenta que tu primo tiene una obsesión con su novia o tú mismo estás dentro de una relación dañina; es realmente alarmante que 1 de cada 4 parejas están dentro de una relación basura ó aferrados a una idea de amor que no debería ser la ideal, no para los demás.

A lo largo de mi juventud me he topado con varias historias así, al pasar el tiempo y con la madurez, uno se va dando cuenta de relaciones tormentosas que ha experimentado de cerca y se lamenta de no haber ayudado o actuado a tiempo. Quizá no lo hayas vivido personalmente, pero sí haz convivido con personas aferradas a una relación que más que amorosa parece de terror  y te gustaría intervenir, poder ayudar, pero no sabes cómo hacerlo, pues como dicen “El metiche nunca queda bien” y tienes miedo que por dar un consejo, te quedes sin la amistad de ese ser querido; puedes comenzar por detectar si tiene o no una mala relación y en base a la explicación que daré a continuación sacar el tema con tu amiga(a) para poder ayudarle.

A continuación daré algunos hábitos que las parejas tóxicas (José y Josefa) tienen en común y cómo detectarlos:

  1. Su personalidad cambia por completo. Normalmente José es un tipo super alivianado, siempre tiene temas de conversación y con cierta picardía, todo mundo lo adora. Pero cuando está con Josefa se convierte en alguien tímido y muy reservado ¿Qué pasa? Es una relación sin confianza, no hay comunicación, tienen secretos entre ambos y no pueden ser como en realidad se conducen a diario por miedo de actuar como la pareja desconoce, decir palabras que no se permiten entre ellos o tener un hábito que le avergüenza a la otra persona.
  2. Llora ó se enoja más de lo que sonríe. El perfecto ejemplo de que algo no está bien, porque el cuerpo lo dice, el alma habla; es común escuchar que digan “que bien te sentó el noviazgo” porqué es un hecho que se nota, al igual que se nota cuando estás triste, reprimido y sin una gota de felicidad en tu rostro, una relación que te apaga, tendrá raramente un final feliz.
  3. Te aleja de tus amistades. Toda la vida Josefa tuvo su grupo de amigas, estudiaron, jugaron y viajaron juntas, llega la etapa del noviazgo y con éste, llega José a quién le caen mal las amigas; empieza a celar el tiempo de su novia con ellas, entonces Josefa ya no se reúne nunca con sus amigas, de hecho ya se salió del grupo de whatsapp, tiene días y nadie sabe qué pasó con ella. Alerta, hay un grave problema, sálvenla.
  4. Siempre es víctima. Si tu amigo(a) te dice, se enojó, pero es que yo lo provoqué; no me habla, pero yo tuve la culpa; me empujó, pero yo me atravesé, es un claro ejemplo de que alguien se encuentra sometido.
  5. Se vuelve una obsesión. Quizá le dijeron a tu amigo “nunca podrás andar con ella, es muy bonita para ti”, el ya llevaba tiempo queriendo hablarle, se propuso enamorarla y lo consiguió. Al pasar los meses se da cuenta que  realmente no es lo que esperaba y que no ve su vida con ella; pero su orgullo le dice que no puede dejarla ir porqué nadie creyó que pudiera tenerla, así que se apega más y más a ella, conocen algo así?
  6. Peleas con la familia. No hay un círculo social mejor que la familia, padres, hermanos, primos, tíos, siempre es un gran equipo, pero llega la novia incomoda a la cual le caen mal las cuñadas, la suegra, aquella a la que nada le gusta, ni las tradiciones de tu casa. Aléjate de ella, ¿No se da cuenta que quién está entrando a tu familia es ella? La pareja es quien debe adaptarse a la familia y no toda la familia a ella. Cuando se logra corromper una relación familiar que era muy cercana, por culpa de un noviazgo, es muy raro que haya vuelta atrás.
  7. Hay insultos y groserías. No hay más que decir, si ya se perdió el respeto y se sobrepasó esta línea, jamás volverá a haber una relación basada en la igualdad.

Estos son algunos ejemplos que he visto y analizado últimamente, momentos que uno quisiera poder evitar y aconsejar, pero no está en uno, sino en ese ciego “enamorado”.

Para mi la pareja perfecta es aquella que saca lo mejor de ti aún en el momento más difícil, aquella que por más ocupado o estresado que te encuentres, al momento de verle, te tranquiliza. Un noviazgo o matrimonio feliz se nota, te vez físicamente mejor, se sientes completo, se apoyan uno al otro en la escuela, en el trabajo. Comprendes la economía, trabajan juntos por mejorar, platican los errores y los enmiendan, sabes pedir perdón y perdonar. Una pareja ideal es aquella que se basa en el respeto y el amor y sobre todo pone como base de su relación a Dios.

Espero hayan sentido alguna conexión con mi escrito del día de hoy, ojalá pueda ayudarles con alguna situación y sirva como una mini guía para aconsejar. ¿Haz detectado algunos otros hábitos? Coméntalos!

Gracias por leerme una vez más. Abrazos.

Alma A. Maciel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s