F.O.D.A

Recuerdo aquellos días de la universidad en que algunas materias de la carrera se centraban básicamente en crear una empresa con una gran misión, visión, valores. La que iba a ser tu gran inversión de vida, el negocio que vas a emprender cuando tengas ese ansiado título, debía ser un proyecto innovador y conformado por un F.O.D.A para evitar errores y llegar al éxito seguro; la verdad es que la mayoría de alumnos plasmábamos ideas muy poco factibles o creábamos proyectos solo por cumplir con la materia, seguros que eran ideas al aire y no nos servirían en un futuro. Cuando salimos de la universidad pensamos que los planes vendrán solos y que trabajar para una empresa cool ya establecida sería lo mejor.

Yo acabé la licenciatura de Publicidad a los 21 años y me urgía terminarla, no quería atrasarme ni una materia; con decirles que ni siquiera intenté tramitar un intercambio porque era atrasar mi carrera un cuatrimestre y eso para mi era inaceptable, aparte cómo le iba a decir a mi papá que se iba a alargar 4 meses más mi proceso. Yo quería terminar la escuela para comenzar a tener experiencia laboral, ingresar a la nómina de una empresa y ser “independiente” económicamente y comprar todo, viajar y divertirme; si todo esto a los inocentes 21 años, sinónimo de la inmadurez con la que egresamos de la carrera la mayoría de los chavos.

Hoy 4 años después de eso, con la necesidad no sólo económica sino también personal de emprender un negocio, me detengo y pienso ¡Uta! ¿Qué me costaba hacer bien mis proyectos? Saber costos de inversión desde un inicio, meter el proyecto a incubadoras de negocio y hoy ya tendría algo propio; también puedo pensar ¿Cuál era mi prisa por egresar de la escuela? De cualquier manera no me fui de intercambio después y tampoco obtuve una gran independencia económica, porque obviamente un salario pinchurriento de recién egresada no me daba pero ni para la renta y obvio mis papás eran mi salvavidas.

Claro que el hubiera no existe y no me arrepiento de mis decisiones realmente, al día de hoy creo que mi experiencia ha valido mucho la pena y mi desenvolvimiento profesional ha sido muy satisfactorio; siento que en un futuro yo o cualquier persona que haya vivido alguna situación parecida a la mía podrá emprender un negocio personal de cualquier giro sin un margen grande de error, pues al haber sido empleados, ver éxitos y fracasos propios y ajenos, saber cuáles son los buenos y los malos jefes y el estilo de vida de las diferentes facetas como empleados, nos abre un panorama claro para dirigirnos a una meta.

Ninguna universidad ni nadie nos aseguran una vida profesional próspera y exitosa, ni nos marcan un camino seguro para emprender el negocio de tu vida; somos nosotros mismos  quienes marcamos la pauta para hacer de nuestro futuro un éxito o un rotundo fracaso laboral.

Hoy puedo decir que mi F.O.D.A como profesionista depende muchísimo de:

Fe: El amor a Dios y la esperanza de que sus planes conmigo ya están establecidos me hacen trabajar más duro día a día para cumplir mis sueños, sea cuales vengan, serán los mejores, ¿nadie ha recibido nada malo por hacer grandes y extraordinarias cosas no?

Originalidad: Tratar de ser como alguien o actuar para ser alguien con quien tu esencia no es compatible será la acción más desgastan de tu vida, vive y deja vivir a tu verdadero yo, exprésate y guarda lo que tengas que tener contigo. No hagas tu gran proyecto innovador copiando otro, te aseguro que más de uno se dará cuenta.

Disciplina: Se que muchos odiamos las rutinas y seguir un estilo de vida, pero es necesario tener horarios y rutinas establecidas para formar así el sentido de la constancia, que nos llevará a ser mejores día a día, a ser puntuales, bajar de peso, comprar un auto o una casa, titularte, todos estos logros se logran en base a una disciplina diaria.

Amor: Por lo que hacemos, por quienes nos rodean, por lo que queremos alcanzar. Por lo que tenemos y lo que queremos tener. De amor no vive el hombre, pero sin él… se muere.

Con este post regreso después de más de un mes de ausencia en #Young&Married ¿La causa? No la sé, muchas veces siento que me quedo sin palabras o sin nada que expresar, aunque mi cabeza esté al 2.20 procesando cosas que quiero decirle al mundo, pero al estar frente a la computadora simplemente se esfuman y dejo pasar así muchos días.

Muchas gracias por leerme nuevamente y espero tenerlos por aquí en los siguientes post, que espero vengan con más frecuencia.

“La felicidad no es una meta, es un estilo de vida”

Besos

Alma A. Maciel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s